Matthew

F Fisher

Matthew F Fisher pinta escenas idealizadas de la naturaleza que parecen suspendidas en el tiempo, como una ola perfectamente uniforme en su punto álgido justo antes de romper. El proceso meditativo con el que trabaja se refleja en la calma de sus cuadros. Fisher aplica lenta e intencionadamente capas de acrílico y tinta sobre el lienzo, y representa objetos con tal dimensión y volumen que parecen esculturales sobre fondos planos y degradados. Inspirado en los recuerdos de su infancia cuando pasaba tiempo cerca del agua y contemplaba la inmensidad del océano, Fisher suele pintar paisajes marinos con motivos recurrentes como gaviotas, crustáceos y el sol naciente y poniente. Estos símbolos se reorganizan en cada cuadro para crear nuevas composiciones y narrativas.

'' ()
'' ()