Chechu

Alava

Las continuas series de retratos femeninos de Chechu Álava ponen en diálogo representaciones de antiguas figuras mitológicas como Eva y Venus con destacadas intelectuales, iconos de culto y feministas, y escritoras y artistas del momento moderno y contemporáneo como Simone de Beauvoir, Hannah Arendt, Virgina Woolf, Vanessa Bell, Sylvia Plath, Colette, Marga Gil Roësset, Niki de Saint Phalle, Eva Hesse, Tina Modotti, Frida Kahlo y Lee Miller.  En un acto de reivindicación de la mirada masculina y de cuestionamiento del arquetipo y la jerarquía que presenta la relación artista masculino/musa femenina, los puntos de partida de las obras de Álava suelen ser reinterpretaciones de obras artísticas históricas reconocibles de artistas masculinos, de la fotografía y de momentos históricos de jerarquía de género.  Una atmósfera vaporosa y aurática se compensa a menudo con la mirada directa del sujeto, por lo que sus representaciones recuerdan a las fotografías en blanco y negro coloreadas a mano de mediados del siglo XX.  Los retratos de Álava se tambalean al borde de la fantasmagoría, amplificada y unificada por su aplicación de una paleta de rosas carnosos y nacarados y pasteles posmodernos.  Ofreciendo algo de otro mundo y extrañamente erótico, las pinturas de Álava combinan sexo y espíritu para conjurar la carne cremosa, soñadora y transubstanciada de santos, ángeles y dioses en los frescos de las catedrales.  De carácter malhumorado y existencial, están impregnadas de un tenor apagado de intensidad tácita común a muchos seres humanos que actualmente se identifican como mujeres, al tiempo que celebran la posición común y compartida de la feminidad a través del velo del tiempo.

'' ()
'' ()
'' ()
'' ()